Relatos BDSM Relatos BDSM

Foro vinculado a la web www.relatosds.com
login.php profile.php?mode=register faq.php memberlist.php search.php index.php


Aviso:
Recuerda visitar www.relatosds.com

Foros de discusión » De Crucero » Capítulo 8
Publicar nuevo tema  Responder al tema Ver tema anterior :: Ver tema siguiente 
 Capítulo 8
MensajePublicado: Sab Nov 22, 2008 3:26 pm Responder citando
Arkantos
Admin Despótico

Registrado: 21 Nov 2008
Mensajes: 107
Ubicación: Agazapado en la oscuridad, tras mi próxima víctima.
Reputación: 31.3Reputación: 31.3Reputación: 31.3
votos: 1
Sexo:Este usuario es un Hombre




Angustia, desesperación, eso era lo que sentía, cogí de inmediato el teléfono tratando en vano de contactar con alguien. - ¡PERO QUÉ DEMONIOS LE PASA A LA MIERDA ESTA! - Grité al borde de los nervios, el metálico sonido de algo tratando de entrar en la cerradura junto a los numerosos crujidos que ocasionaba me hacía intuír que dentro de poco, fuese quién fuese entrarían, y no quería... Sentía miedo, incertidumbre, ¿Qué le habría pasado a mi amo...? Estaba más preocupada por eso que por mi propia integridad física.

De pronto un golpe seco, de un botazo destrozaron la cerradura, parecía ser la sutileza no era lo suyo, estaba todo en semipenumbra, en ese ambiente el cuál con seguridad en otra ocasión me hubiese excitado pero que sin embargo ahora...

- Alto... Alto... ¿Quiénes sois...? - Dije con un hilo de voz, ellos -Porque creían eran más de uno y más de dos- se limitaron a sonreír, pronto se escuchó otro ruido, seco, alguien había caído al suelo, lo habían tirado más bien.

- ¿Qué tal si te limitas a contemplar cómo disfruta tu putita, eh? - A continuación risas y más risas entre la tripulación.

-Da... ¿Dani...? - No podía evitar el que mis ojos se llenasen de gruesas lágrimas, las cuáles resbalaban por mis mejillas y las cuáles no parecián importar en exceso a la tripulación allí presente.

- A cuatro patas, perra. - Se le oyó decir a uno de ellos, quedé paralizada, tragué saliba de forma precipitada, ¿Por qué no hacía nada para evitarlo...? Un firme manotazo en mi trasero me hizo reaccionar, colocándome tal y cómo pidieron, ladeé el rostro, tratando de comprender su situación, estaba maniatado y amordazado, hundí el rostro en la almohada, deseando que todo acabase cuánto antes.

Pronto sentí cómo numerosas manos comenzaban a recorrer mi cuerpo, cómo me removía tratando de evadirlas, y cómo ese gesto era nuevamente castigado y reprimido, esta vez pude sentir el cuero de uno de los cinturones sobre la desnudez de mis muslos. - ¡Ah, pero qué...! - Callé al ver cómo uno de los tripulantes, ante mí hacía mudo gesto de que guardase silencio, este dió un fuerte tirón a mi camisa, despojándome de ella mientras otro se afaenaba en librarme tanto de la falda cómo de mi ropa interior, cuándo me quise dar cuenta estaba totalmente desnuda, rodeada de un puñado de indeseables sedientos...

- De ti depende lo que dure y disfrutes, pequeña... - Dice uno de ellos, corrabora no es español, ese acento tan típico, definitivamente se trataba de algún sector de la tripulación. No tardé en sentir cómo uno de ellos tomaba mis pechos entre sus manos, masajeándolos, tomando mis pezones entre los dedos pulgar e índice, frotándolos. - Dios... Que paren ya... - Murmuraba para sí, sentí la puerta del baño, cómo uno se metía y salía al poco de allí, cómo otro se estaba dedicando a acariciar la cara interna de mis muslos, cómo me era imposible el mantener la compostura y negarme a todas aquellas caricias, por qué... Realmente... No quería pero...

- Creo se me ha ocurrido algo. - Dice aquel el cuál se introdujo en el baño con anterioridad. - Traed al muchacho, dadle un asiento de primera fila para que vea cómo disfruta la perrita. - Esboza una tétrica sonrisa, acentuada esa mezquindad por la luz de las velas, bajo él.

Asistía impotente a cómo obligarían a ver a mi amo cómo me hacían... Todo eso... Y lo peor no era eso, lo peor es que no podía evitar el... Sentir placer... ¿Cómo mirarle nuevamente tras esto, cómo...? Alcé la mirada de repente, abriendo los ojos de forma desmesurada al sentir cómo un dedo entraba de golpe en mi ano, me fue imposible reprimir un gemido, aunque cuándo me dí cuenta traté de alargarlo y hacer que pareciese de dolor, aunque quién se afanaba en acariciar las inmediaciones de mi sexo bien sabía no era así, la humedad predominaba, mis pezones estaban completamente erectos, y el marinero el cuál masajeaba mis pechos ahora los apretaba, pero sólo uno, pues arrodillado ante la cama ahora lamía mi pecho, se centraba en el pezón, lamiendo en torno a el, haciéndo círculos, mordiéndolo eventualmente, de pronto oí algo... Un ruido el cuál me era muy familiar... Un instrumento eléctrico, sí, estaba segura, era aquello lo cuál acababa de sacar del baño... No podía ser que lo fuese a usar, no, no ahí... ¡No... Por favor...! - Supliqué, me rebajé, una vez probé eso mismo y... No lo quería, negaba sin cesar, suplicando cediese en su voluntad...
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor MSN Messenger
Capítulo 8
Foros de discusión » De Crucero

Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro
Todas las horas son GMT + 1 Hora  
Página 1 de 1  

  
  
 Publicar nuevo tema  Responder al tema  



Mapa del sitio - Powered by phpBB © 2001-2004 phpBB Group
Designed for Trushkin.net | Themes Database

Crear foro | foros de Literatura & Poesía | Hosting gratis | soporte foros | Contactar | Denunciar un abuso | FAQ | Foro ejemplo

Para vps para prestashop ssd en Desafiohosting.com 
Contador propio(En este lugar se mostrara), para editarlo entre en el panel de administración sección de contador propio e introduzca el código